002

Buñuel y Dalí. Los Cinca Facts 20-27 septiembre

Esta semana parecía que la realidad se dejaba dirigir por Buñuel  con la ayuda del trazo del inolvidable Dalí. El universo se expande, Catalonia lo intenta, Messi se lesiona y estará entre siete u ocho semanas de baja, y 120.000 refugiados son demasiados a repartir entre 28. Advierten desde la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) que se “ve de venir” un non stop de migrantes hacia Europa, más de un millón de personas pedirán asilo en el viejo continente este año, dicen.

Buñuel y Dalí, Dalí y Buñuel, tanto monta, monta tanto. Dos figuras fundamentales de la cultura ibérica – nótese aquí, que no uso términos de identidad como español o catalán, ya que no pretendo engrosar la lista de periodistas que ponen a la defensiva a Raül Romeva-. Luis y Salvador, cada uno en su parcela, eran mayúsculos surrealistas, pero muchas veces me pregunto qué pensarían sobre “El Desafío Migratorio” y “El Desafío Secesionista”.

Desafíos de y sobre fronteras. Desafíos instalados en la persistencia de la memoria – Dalí – y azotados por el ángel exterminador – Buñuel-.

El lunes pasado se levantó Europa un poco resacosa tras la victoria de Tsipras en las elecciones helenas, las cuáles generaron menor expectación mediática que los anteriores comicios, todo sea dicho. No resulta difícil vislumbrar el porqué de este particular, y algo tendrá que ver que el primer ministro griego pasara por el aro de la Troika, traicionando así su corazoncito trotskista.

Mientras Tsipras leía en la prensa la hazaña del día anterior, el Mediterráneo temblaba para sacudirle la modorra a Europa. Alice Sabatini se convertía en Miss Italia 2015. Estupenda, 18 años, deportista y estudiosa, ¡Qué compendio de virtudes! Sólo hay una cosita por la  que habría que reprenderla. La bellísima transalpina no sabía que poseer tan deseada corona conlleva pagar un alto precio para conseguirla.

Solo una pega, atribuible a su juventud naíf. Alice, al ser preguntada durante el prestigiosísimo concurso de belleza por una época del pasado en la que deseara haber vivido, ni corta ni perezosa, la italiana “respondióle” que le hubiera encantado vivir la Segunda Guerra Mundial.

Esta afirmación y otros comentarios posteriores de la bella Alice la han convertido en el hazmerreír de Italia y, como era de esperar, las redes sociales se colapsaron de tanta burla. Pero, ¡ya basta! ¡Que levante la mano quién no se arrepienta de haber dicho algo desafortunado en alguna ocasión! Miren a partir del minuto cuatro de la tercera hora. Si quieren ver la gala entera es cosa de cada uno. No me meto con la forma en la que tengan de desperdiciar su tiempo libre.

La italiana fue vituperada con dureza por los internautas más perspicaces en el tan prolijo arte de la burla. Pero entre el vituperio y el vilipendio hay una distancia.

Vilipendioso es el trato que pretende Hungría conceder a los refugiados que intenten pasar por su territorio. El país centroeuropeo aprobó una medida en forma de ley que permite trasladar al ejército a su frontera para apoyar la labor de la policía en lo relativo a los refugiados, cosa seria. Eso y levantar vallas, -por cierto, de marca española- no habla muy bien de la hospitalidad húngara.

No recomendaría a nadie que se extraviara por el pueblo de Ásotthalom. Su amable alcalde, László Toroczkai, ha contratado a los mejores directores de cine nacionales para su superproducción cinematográfica “Nuestro pueblo es la peor opción”. Sus cuerpos de orden se exhiben en el séptimo arte demostrando sus dotes para las escenas de acción. Algunos ni siquiera utilizaron dobles.

Ya en suelo patrio, André Breton habría sentido regocijo al ver la entrevista que Mariano le concedió al periodista de Onda Cero, Carlos Alsina. Harto comentada ha sido, pero aún me pregunto si aquello no fue más que una ensoñación colectiva. Si esperáis de mí que haga alguna gracieta al respecto, excúsenme, las bufonadas que pudiera decir no estarían a la altura mariana. Les animo, queridos lectores, a ver o escuchar la entrevista entera. Les aseguro, que la disfrutarán hasta el paroxismo. La tienen entera más adelante

Mientras Mariano hacía marianadas, había acuerdo en la UE para distribuir a 120.000 refugiados. Se rubricó el arreglo con el voto en contra de Hungría – otra muestra de la ya mencionada hospitalidad húngara -, República Checa, Rumanía y Eslovaquia. Al día siguiente, los jefes de Estado y Gobierno de los 28 acordaron aflojar la cartera, mil millones para que la ONU alivie a los cerca de cuatro millones de refugiados repartidos entre Turquía, Líbano y Jordania. Es decir, soltar dólares para frenar el éxodo hacia la UE. Pragmatismo europeo.

Entretanto Europa se “acolapsa,” como diría el señor Lopera, al otro lado del Atlántico. El Papa bueno, sano y comunista, proseguía su periplo americano iniciado un día antes. Se dirigía éste al Congreso estadounidense y emplazaba a los que allí había a que se dejaran de milongas con la inmigración, y, a ser posible, que dejaran de hacerle la puñeta al planeta.

No les corroa la envidia porque un argentino acuda a la cámara yanqui. Antes lo hicieron nuestros queridos J.C. I y Josemari –ya saben de quién les hablo, del notorio campechano y del poderoso vértice de las Azores -. Se rumorea en Washington que a Donald Trump el discurso de Bergoglio le provocó una pequeña úlcera. No hagan caso, ya se sabe que sólo hay un cincuenta por ciento de verdad en los rumores.

El sábado se cumplía una triste efeméride, un año ha pasado desde que 43 estudiantes murieran asesinados en México. El suceso dejaba patente que la corrupción en aquel país es cosa enquistada. Aún no se saben los motivos de la barbarie, todo es muy confuso. Como deberes para esta semana les animo a que vean el cine que hace Luis Estrada, desde la sátira de lo oscuro se explica muy bien como es el país latinoamericano.

Bota – no vota – Catalonia en la Península Ibérica. España y Catalonia, Buñuel y Dalí, «pan tumaca» para todos.

¿Nos anexionamos Portugal?

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>